Colocar marcas de agua es una muestra de inseguridad por parte de las marcas y de los diseñadores. A menos que sea estratégico habla de un "quiero que sepan que es mío".